LOA Parte 1: Sintonízate a la Frecuencia de tus Sueños

Composite image of portrait of a beautiful woman dancing with headphones

Creo que es una falta de respeto el que a estas alturas yo, Juan Manuel Santiago, no haya escrito un artículo sobre el tema que comenzó todo para mi: La famosa Ley de Atracción.

Y como este es uno de mis temas favoritos, decidí dividirlo en tres partes para explicarme un poco mejor. Pero te advierto, si esperas otro artículo tipo “El Secreto” te adelanto que no voy por esa línea (para eso hay otros 346,567,995 blogs hablando de lo mismo).

Habiendo dicho eso, aquí te entrego mi primer opus específicamente escrito para ayudarte a sintonizar tu frecuencia para que atraigas todo lo bueno que te pertenece.

¿Listo?

Ahora contéstame esto:

¿Que tú harías si estás loco por escuchar tu banda favorita de rock, pero cada vez que prendes el radio terminas en la misma emisora de baladas? ¡Y TU ODIAS LAS MALDITAS BALADAS!

A- Llamas a la estación, insultas al locutor y demandas que pongan a Pantera.

B- Creas alguna excusa y te resignas a escuchar esa porquería.

C- Extiendes tu mano y cambias la estación hasta llegar a una que te guste.

Mira, no hay que ser un genio para saber que si no te gusta algo, lo cambias – problema resuelto. Sin embargo, muchos prefieren pelear, o peor aún, conformarse con sus circunstancias, antes de trabajar en la causa de sus problemas.

Y para que eso suceda, tenemos que hacer como el radio y ajustar nuestra emisora si queremos cambiar la música . De eso se trata cambiar tu frecuencia para alinearte con lo que quieres.

Como una clienta transformó sus resultados.

Hace un tiempo, una chica me dijo que quería un cambio en su vida amorosa, ya que según ella, todas sus relaciones terminaban en desastre.

Era interesante escucharla porque empezaba hablando de lo que quería, una relación amorosa, pero terminaba hablando pestes de cada una de sus relaciones pasadas. Y por más que trate de reenfocarla ella insistía en vivir el rol de la pobre víctima.

La chica asumía que una nube negra la perseguía, cuando en efecto era su enfoque (su frecuencia) lo que la mantenía manifestando situaciones similares en personas diferentes.  Es más, te aseguro que con esa mentalidad podía mudarse para Alaska, Russia o Roma y como quiera atraería los mismos problemas.

Luego se dio cuenta que tenía lo que tenía porque estaba estancada en  Fracaso 105 cuando debía estar en Amor 98.1.  Y desde ese día trabajó en “misma” hasta caer en la frecuencia adecuada.

Me alegra decir que al par de meses conoció a un chico que le robo el corazón brindándole todo el cariño y el respeto que se merecía, cosa que no hubiese ocurrido si seguía cargando su bulto de rencores y odio.

La buena noticia es que al igual que ella, tú también puedes reajustar tu frecuencia siempre y cuando hagas tu parte (recuerda que las emisoras no se cambian solas).

Aquí hay 3 consejos que te ayudarán a lograrlo.

1- Identifica tu Punto de Enfoque

En arroz y habichuelas, “tu calidad de vida la determina tu punto de atención.” Por eso es que la gente que siempre se enfoca en lo negativo, en los chismes y en quejarse siempre le llegan más situaciones que refuerzan su mentalidad. Por el contrario, la gente que se mantienen optimistas y positivos, aunque también pasan por problemas, tienden a atraer esa “suerte” que los lleva a lograr lo que se proponen.

Analiza estas preguntas e identifica si estas en la frecuencia correcta o si necesitas hacer un cambio de emisora.

Pregúntate, “¿en dónde está tu enfoque?”

¿En lo que quieres o en lo que NO quieres? ¿En oportunidades o en limitaciones? ¿En salvación o en pecados? ¿En problemas o en soluciones? ¿En sobresalir o en sobrevivir? ¿En crear o en competir? ¿En los exitosos o en los estancados? ¿En vivir saludable o en no enfermarte? ¿En aumentar tus ingresos o en quejarte de tus cuentas? ¿En reaccionar o en responder?

Cuando sabes donde esta tú punto de enfoque, puedes decidir ajustarlo o dejarlo donde está

2- Elimina el Ruido

Si realmente quieres atraer cosas mejores, necesitas distanciarte de esa gente que sigue en la misma frecuencia de antes. Si no, te arriesgas a tener los mismos problemas, estando en el mismo trabajo, con el mismo salario, rodeado de la misma gente, quejándote de las mismas cosas, y probablemente sufriendo de las mismas enfermedades que ellos. Y esto no es aceptable.

Evita que su ruido te distraiga y trabaja calladito, sin refutarles nada, sin contarles tus sueños, sin opinar sobre sus estupideces, y sin darles la razón. Desde ahora tu actitud debe ser “que se moleste el que se moleste y que se largue el que no aporte algo positivo”.

Créeme, nuestros padres tenían razón cuando nos decian “es mucho mejor estar solo que mal acompañado.”

 

3- Cree en ti

Mira, si tu no crees en ti nada ni nadie te podrá ayudar por mas que quieras algo diferente. Tú no naciste para sufrir ni para conformarte con menos de lo que quieres; tú llegaste a participar como co-creador – ese es tu súper poder.

Los talentos, la motivación, las personas, los libros, las oportunidades, los mentores, todos y cada una de estas cosas están a tu alcance esperando a que armonices con su frecuencia.

Recuerda que tú eres quien decide sí que queda “pegao” pendiente a cada desastre o mirando como baja tu cuenta de banco. Nadie en el universo es como tú, ¡NADIE! Pero antes necesitas reconocerlo para verlo.

Así que cree en ti, cree en tus sueños y ¡muévete!

Mantente en esa frecuencia óptima que atraerá la ayuda, la inspiración, las ideas, el carácter y la motivación necesaria, siempre de la manera correcta y en el momento correcto.

– Juancho

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s